Propuestas para afrontar la nueva situación relativa a los incendios forestales

Micaela Guzmán Bernal como portavoz del Grupo Municipal Unidas Podemos del Ayuntamiento de Coín expone a la Corporación la siguiente moción para tratar en el Pleno Ordinario de julio de 2022 por vía ordinaria.

Exposición de motivos

​La presente moción propone medidas para afrontar la situación excepcional y previsiblemente más habitual, debida a los grandes incendios, lo cual implica de modo inmediato mejorar por un lado los servicios de extinción, al tiempo que se adoptan criterios medioambientales adecuados para prevenir la magnitud y mitigar las consecuencias de dichos incendios.
Respecto a lo primero, las plantillas de bomberos forestales que trabajan a las órdenes de las distintas Administraciones, con más de 25.000 efectivos en todo el Estado, llevan tiempo denunciando la precariedad laboral que sufren, con contratos temporales y unas condiciones lamentables. Esto dificulta que puedan llevar a cabo adecuadamente las labores preventivas a la extinción de unos fuegos que, sin esa mencionada prevención, luego son mucho más virulentos y difíciles de controlar. Los profesionales son tajantes: «Los incendios se apagan en invierno».
Por todo ello, y en sintonía con los propios bomberos forestales, directamente implicados en la extinción de estos incendios, consideramos básico que cuenten con una norma, el Estatuto de bomberos forestales, que reconozca su estatus profesional y unas garantías de trabajo dignas. Hablamos, en definitiva, de garantizar unos servicios públicos de calidad y de cuidar a quien nos cuida.
Asimismo, urge igualmente una coordinación de todos los servicios de prevención y extinción de incendios a través de una norma que respete la legislación de los distintos niveles competenciales, pero que permita una mejor colaboración entre los cuerpos para afrontar cualquier emergencia.
Respecto a las actuaciones medioambientales, la situación que vive nuestro país año tras año con los efectos de la emergencia climática, nos lleva a plantear unos nuevos criterios adecuados a nuestro medio rural y natural.
Europa y en particular la región mediterránea se está recalentando más rápido que cualquier otro continente. El IPCC (Panel Intergubernamental sobre el Cambio climático), advierte que los ecosistemas mediterráneos (la mayor parte de nuestro país se encuentra en la Región Biogeográfica Mediterránea) están entre los más vulnerables del mundo. En lo que va de 2022 se ha soportado el segundo junio más caliente registrado, con una temperatura media 1,6 ºC por encima de la media según el sistema de observación por satélite europeo Copernicus.
La principal amenaza son Grandes Incendios Forestales (GIF), aquellos que afectan a más de 500 hectáreas, incendios de alta intensidad, difícilmente controlables, destructivos e ingobernables. Cada vez padecemos más GIF, pero estos, además, cada vez queman una superficie mayor y de forma más virulenta, suponiendo un riesgo extremo tanto para los ecosistemas como para la población y muy difíciles de apagar.
También las modificaciones en el medio rural que hemos propiciado o simplemente consentido son causas importantes. La despoblación, la desaparición de los usos tradicionales de los bosques, el abandono ganadero, con cese del pastoreo tradicional, o el cultivo de pequeñas huertas han borrado el paisaje en mosaico que protegía los pueblos en caso de incendio (ese que en nuestro imaginario asociamos con belleza del paisaje y que son especialmente ricos en biodiversidad).
A esto tenemos que sumar el aumento de la superficie cubierta con matorrales y las políticas de repoblación inadecuadas que han tenido lugar durante años, con especies de crecimiento rápido, que han dado como resultado no bosques, sino cultivos monoespecíficos, que acompañados de la ausencia de una adecuada gestión y planificación de las masas forestales, han aumentado su inflamabilidad y los convierte en bombas de relojería.
Por si fuera poco, la cada vez más difusa separación entre lo urbanizado y lo forestal (una mezcla de casas y árboles), la interfaz urbano-forestal y el aumento de los usos recreativos del monte ha incrementado el riesgo de incendio y de que estos lleguen a las zonas habitadas.
Corregir todas estas amenazas sólo pone en evidencia el ingente trabajo que hay que realizar y el papel que juegan los planes de prevención.
Muchas de las estrategias que habrá que adoptar al respecto necesitan de la actuación estatal y en ese sentido no tenemos ningún inconveniente en transmitir las exigencias a los correspondientes estamentos, pero también y en el ámbito de sus competencias es necesario hacer los mismos llamamientos a la Junta de Andalucía. De hecho y volviendo a los medios de extinción, a raíz de incendios como el de Sierra Bermeja y justo en periodo preelectoral, las condiciones de precariedad de las contrataciones de personal forestal salieron a la luz precisamente al hacerse público el despliegue del Plan Infoca para este año.

Por todos los motivos expuestos, proponemos la aprobación del siguiente ACUERDO al Pleno del Excmo. Ayuntamiento de Coín.

1.- Instamos al Gobierno de España al aumento de las partidas destinadas a los servicios de prevención, de extinción de incendios y salvamento.
2.- Instamos tanto al Gobierno de España como a la Junta de Andalucía a erradicar la precariedad y la temporalidad de los bomberos forestales, impulsando su reconocimiento profesional mediante formación y retribución adecuadas; necesitamos acabar con la externalización y la privatización de un servicio público esencial, avanzando a paso firme hacia la internalización de las plantillas como personal de la administración.
3.- Instamos al Ministerio de Transición Ecológica a desbloquear y acelerar la tramitación de la Ley del Estatuto de bomberos forestales, para que cuanto antes pueda iniciar el trámite parlamentario.
4.- Asimismo, instamos a todas las fuerzas políticas en el Congreso a apoyar una tramitación de la Ley de Coordinación de Servicios de Prevención y Extinción de Incendios (SPEIS) que refuerce el servicio público y la garantías para la gente trabajadora que lo presta pueda hacerlo en las mejores condiciones que ya se encuentra en fase parlamentaria y está pendiente de la constitución de ponencia.
5.- Instamos tanto al Gobierno de España como a la Junta de Andalucía a la dotación de medios para la realización de planes de prevención activa, que contemplen:
• El diseño de los planes de restauración y recuperación de la superficie forestal.
• La ordenación forestal para hacer masas más abiertas, evitar los monocultivos de especies pirófitas y disminuir la carga de fuego y la continuidad incontrolada de las masas forestales.
• Promover y hacer cumplir la legislación en materia de montes y ordenación territorial para evitar el mal estado de los cortafuegos o vías de acceso y evitar la urbanización descontrolada de las zonas boscosas.
• Programas de sensibilización y planes para evitar el uso del fuego en actividades agrícolas, hablando con todas las partes afectadas para garantizar el cumplimiento de las medidas de control necesarias.
• Políticas de apoyo e impulso a la recuperación del medio rural.

En Coín martes, 19 de julio de 2022.

Fdo.: Micaela Guzmán Bernal
Portavoz del Grupo Municipal de Unidas Podemos por Coín